Giethoorn es un pequeño pueblo holandés conocido como la Venecia holandesa, ya que carece de carreteras y a cambio posee canales como calles. Sabía por el cole que Holanda formaba parte de los Paises Bajos (y ahora lo entiendo todo), su altura sobre el nivel del mar es negativa, están más abajo, esto hace que el mar se adentre formando numerosos estanques y canales. Paisajes y naturaleza exultante, tanto que forma parte del Parque Nacional Weerribben-Wieden. Además de praderas de un verde verde que da hasta coraje verlo, los canales confluyen en un gran lago donde los deportes de vela, windsurf o kitesurf se pueden realizar sin pega alguna.

IMG_9972Para aparcar nuestra casa rodante hemos encontrado el lugar idoneo. Apartado, pero muy cerquita del centro de Giethoorn, se encuentra el aparcamiento para caravanas “Hamstede Camperplaast”, un lugar especial, regentado por una familia que te cede un trocito de su verde pradera para que la hagas tuya durante tu estancia.Esta sólo cuesta 10 euros por noche e incluye unos baños requetelimpios.
En Hamstede, como es habitual por aquí, no hay vallas, no hay control de quién entra o sale, ellos pasarán al atardecer a cobraros con una sonrisa… ¡qué arte pisha!.

image1

Aparcamos tan cerquita del canal que preparamos nuestros paddles y nos echamos al agua del tirón. Navegamos un poco por un canal principal que compartimos con veleros y yates y poco después nos adentramos bajo un puente y aparecemos en las calles-canales de este peculiar pueblecito.

Video paddle por los canales

Las casitas, de tejados hechos con juncos están rodeadas de cuidados jardines, a tope de hortensias, no vemos ni un tulipán por no ser la temporada. Por lo que sabemos, no debe ser fácil edificar aquí, ya que el terreno se hundiría de haber más peso. De ahí que las casitas no tengan mucha altura.

IMG_9963

Seguimos remando, pasamos por debajo de mini puentecitos que unen las casas, vamos torciendo en cada esquina y vamos encontrando a cada remada una casita que nos encanta y la queremos para nuestra jubilación.. ah no, espera, ésta mejor que tiene un porchecito precioso…

IMG_9970

Todo sucedía como en un feliz cuento hasta que nos topamos con la realidad de Holanda… aquí llueve… ¡a mansalva!. Estamos a mitad del recorrido y para hacer honor a nuestro título mondongo estamos perdidos entre tanto canal. Totalmente desorientados. Solución: remar hacia donde viene la gente en los botes eléctricos, esto nos asegura la llegada a buen puerto… aunque incluye una pega, vamos contra dirección.

IMG_9971

Todo el mundo nos sonríe al cruzarse, esto de ir de pie remando les parece curioso, sobre todo a los asiáticos, que deben pensar que somos los primos pobres de Piqué y Shakira. Más pobres seguro, pero más felices y guapos, lo dudamos ;P

IMG_9964
Por fin regresamos a casa, a salvo, sin caídas, pero chorreando por la lluvia. Es el momento de una duchita caliente y de comer un pedazo de plato de pasta con tomate y atún, una mundanidad convertida en manjar en este paraje y en esta compañía.

IMG_9975

No acaban aquí las posibilades de este lugar, las rutas en bici son ideales dada la falta de pendiente del terreno y la existencia de carril bici, por muy secundaria que sea la carretera. Perfecto para acercarse al pueblo y dar un paseo o hacer tus compras. El queso y la cerveza holandesa tienen fama y no nos iremos sin probarlos. En la zona comercial del pueblo encontrarás un supermercado e infinidad de restaurantes donde deleitarte con sabores locales e internacionales.

IMG_0004

Nos despedimos de este mágico lugar con coraje, ¿por qué nuestras casas no son tan bonitas ni nuestros campos tan verdes?… tenemos claro que si fuéramos ovejas, querríamos haber nacido aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *