Esta será la primera parada que harán los mondongos en su periplo europeo. Catalogado como uno de los pueblos más bellos de Francia, La Roque Gageac es un pequeño pueblo medieval de la región de Périgord, situado a orillas del rio Dordogne.

El río, antaño usado para transporte de los barriles del vino y mercancía de la región en Gabarras (barcos de fondo plano), ahora es utilizado por cientos de aventureros que realizan el descenso de sus aguas a bordo de coloridas canoas. Puedes alquilar tu canoa en alguna de las numerosas empresas  que aprovechan el tirón turístico del río. Por unos 15 euros puedes disfrutar de un descenso de 2 horas y ellos mismos se encargan de traerte de vuelta río arriba.

Atardecer en la Roque Gageac
Atardecer en la Roque Gageac

Nosotros optamos por navegar con nuestras tablas de paddle, haciendo del descenso una auténtica gozada. Alternando remansos, donde disfrutar de un relajante chapuzón, con zonas de aguas rápidas, donde una posible caída se hacía realidad por la poca destreza de un servidor.

Descenso del río Dordoña
Descenso del río Dordoña

Dejando La Roque Gageac aguas arriba sin remar porque la corriente es más que suficiente, la frondosa vegetación de las orillas  recuerda a paisajes de otras latitudes. Un placer para los oídos, a pesar de la cantidad de turistas, poder escuchar el rítmico chapoteo de los remos acompañado de las cigarras y de las aves de ribera.

Kayaks en La Roque Gageac
A lo largo del recorrido pasaremos junto a varios pueblitos con encanto, todos ellos culminados con majestuosos castillos como el “Château de la Malartie” en La Roque Gageac, el “Château de Castelnaud” y el “Château de Beynac”. Puedes descansar en sus orillas, tomar algo o simplemente disfrutar de las espectaculares vistas.

image5
Aunque lo normal hubiese sido contratar la vuelta con alguna empresa,los mondongos hacen honor a su nombre y se ponen a remar a contra corriente río arriba: ¡Nunca más!

La llegada a puerto tiene su recompensa, además del sentimiento de conquista que nos invade, una buena ducha y un paseo por las mágicas callejuelas de este pueblo singular. Cada casa con su forma pero todas en sintonía en la gran roca donde fueron excavadas las primeras moradas allá por la prehistoria. Sin duda hay que subir a lo alto del pueblo para contemplar las vistas al atardecer, para nuestra suerte, son típicas las rutas en globos y a nosotros nos tocó ser espectadores de una.

IMG_0119
Ahora sí! estamos preparados: lo único que le puede faltar a este sitio para ser un auténtico paraiso es la gastronomía, y eso no nos iba a faltar. La región de Périgorg es famosa por el foie, el vino, las truchas, las nueces y las trufas. Ya no tenemos ninguna duda, sin duda la Roque Gageac entrará ahora a formar parte del catálogo mondongo de los pueblos más bonitos del mundo.

Vistas desde La Roque Gageac

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *