Érase una vez, no hace mucho, dos personitas cuyos destinos se cruzaron en una aventura en el Sur. Ellos no lo sabían pero estaban a punto de emprender una hazaña mucho mayor: descubrir, explorar y amar rincones maravillosos, llenos de encanto y magia. Pues no hay límites para las aventuras que el ser humano puede llegar a tener, siempre y cuando se busquen con el corazón y los ojos bien abiertos.

Nos declaramos “Mondongos” porque nos apasiona disfrutar de la vida: reirnos a carcajadas, charlar hasta con las piedras, abrazar árboles, brindar con amigos un vermutito de domingo ( y de sábado… y de lunes si se tercia), perder el bañador con una ola gigante, columpiarnos de las ramas de los árboles, cagarnos de miedo por cruzar puentes de cuerda, andar sin saber el camino, perdernos para luego encontrar el paraíso. Nos gusta andar con babuchas, andar descalzos o con tacones: todo en su justa medida.

No seguimos el camino señalado, recorremos nuestro propio camino donde dejaremos nuestra huella.

Somos mondongos porque la vida nos ha hecho así…

Foto de Mondongos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *